Noviembre 07, 2018

Región de Aysén: planta de tratamiento de aguas servidas de Puerto Güadal mejorará sus operaciones

Un esfuerzo conjunto de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere), Consejo Regional de Aysén y del municipio de Chile Chico permitirá dar solución definitiva a los problemas de contaminación, sanitarios y medioambientales, que se generan por el mal funcionamiento de la planta de tratamiento de aguas servidas de la pequeña localidad de Güadal, en la región.

Sebastián Ponce, encargado regional de la Subdere, indicó que “nosotros con el municipio levantamos una solución definitiva al problema de actualización y nuevo diseño para la planta de tratamiento de aguas servidas de la localidad. El estudio está aprobado por el Consejo Regional, para dar una solución definitiva a este tema y hemos prestado todo el apoyo técnico a la municipalidad de Chile Chico para crear un proyecto del Fondo Regional de Iniciativa Local (FRIL) de emergencia, esto como solución paliativa y a corto plazo, porque entendemos la situación de los habitantes de la localidad, quienes llevan mucho tiempo soportando los malos olores que provienen de la planta”.

Cabe señalar, que en el último plenario de octubre, el Consejo Regional aprobó un FRIL emergencia por $94 millones de pesos para abordar una solución momentánea a las complicaciones de salud y medio ambiente, mientras se trabaja en un nuevo diseño que permita una operación óptima, en un plazo mayor.

Respecto a esto, el subsecretario de Desarrollo Regional y Administrativo, Felipe Salaberry expresó que “cuando el Presidente Sebastián Piñera nos pide mejorar la calidad de vida de los chilenos, es con un debido y respetuoso cuidado del medio ambiente, y en eso, creo que esta iniciativa es extraordinaria, y la idea es poder resolver el problema”.

De esta forma, se está abordando con acciones concretas el problema de la planta de tratamiento de aguas servidas de la localidad, cuyo origen del proyecto no contó con una ‘cancha de secado’, lo que finalmente se ha traducido en el mal funcionamiento de la infraestructura, ya que el ciclo del sistema no se completaba.